OVSGJ
The News

Encontramos que tanto hombres como mujeres jóvenes cuestionadas vinculan la violencia física como una forma de coerción o imposición ante otros u otras. Así, encontramos que un tercio de las y los entrevistados nos dijeron que alguna vez habían golpeado a alguien como una manera de imponer su opinión o demostrar fuerza. Tanto hombres como mujeres señalaron haber tenido algún tipo de agresión verbal o emocional hacia sus parejas; o haber recibido algún tipo de agresión verbal o emocional. Aunque son principalmente las mujeres quienes plantean que suelen ser víctimas constantes de violencia sólo por ser mujeres.

Al cuestionar a los y las jóvenes sobre cómo se relacionan con sus parejas, una cuarta parte de las entrevistadas reportaron haber sufrido algún acto de violencia emocional (sobre todo formas de celotipia, indiferencia y humillaciones) y una cuarta parte de los hombres jóvenes señalaron haber ejercido algún tipo de violencia emocional hacia sus parejas, casi siempre comparándolas con otras mujeres; teniendo indiferencia por las pláticas de sus parejas; o espiando a sus parejas y esculcando sus pertenencias).

Es interesante observar que, la visión de violencia entre los jóvenes no se supedita a una forma de relacionarse exclusiva de jóvenes, hombres o mujeres. A pregunta expresa, la mitad de los y las jóvenes sondeados plantearon que la violencia es igual entre adultos que entre jóvenes.  Mientras que un tercio opina que la violencia es más característica entre jóvenes.

La mitad de los y las jóvenes abordados señalaron haber sido víctimas de violencia por ser jóvenes. Y al cuestionárseles sobre la violencia diferenciada entre hombres y mujeres, 3/4 de las mujeres y un poco más de la mitad de los hombres jóvenes entrevistados plantearon que el problema de violencia es igual para ambos sexos. Y el mismo número de mujeres y de hombres consideran que ambos sexos necesitan atención pública para prevenir y disminuir la violencia.

Cuando platicamos sobre las razones de la violencia un tercio de los entrevistados,  señalaron como razones para la violencia el entorno familiar; y la quinta parte la vinculó al consumo de alcohol y drogas, el pandillerismo y/o a la falta de acceso a educación.

Los y las jóvenes,  cuya edad oscila entre 15 y 20 años, señalaron que ha ocurrido algún acto de violencia en sus escuelas; en sus colonias; y más de ¾ de los cuestionados plantearon que esto sucede en su casa. Las principales causas señaladas para la violencia en escuelas la relacionaron con problemas de drogas o alcohol, con cuestiones de dinero; y con una necesidad de demostrar poder. De manera que la violencia es más común entre estudiantes y luego entre maestros y estudiantes.

Aquí vale señalar, que en algunos casos se nos mencionó un creciente número de hechos dónde la violencia escolar mediante peleas ocurre cada vez más entre mujeres, mientras que los hombres, acuden a formas de violencia basada en la intimidación y el uso de armas.

Sobre la violencia en sus comunidades o colonias, los y las jóvenes consultadas plantearon que ésta se debe a cuestiones de dinero; por el uso de alcohol o drogas y a la falta de educación.

También señalaron que esta violencia es más cotidiana entre jóvenes y luego entre adultos.

En el ámbito familiar, señalaron que la violencia ocurre más entre hermanos, luego entre los padres, mientras que una quinta parte señala que la violencia ocurre entre padres e hijos o entre otros familiares y los padres.

Las respuestas encontradas entre los y las jóvenes nos vienen a plantear un acercamiento a su noción de la violencia. No sólo como una forma de entenderla sin en tanto su práctica al relacionarse con otros y otras. Al analizar las respuestas podemos ver la relación intrínseca que existe entre la violencia en los ambientes o ámbitos de formación cotidiana donde conviven los y las jóvenes como la familia, la escuela o sus colonias y sus formas (violentas) de relacionarse con sus pares o parejas.

Es decir, podemos relacionar que cuando la violencia existe en sus espacios formativos y de convivencia, la relación social con sus compañeros o compañeras tiene un parámetro de lo que es “normal”. Y así lo ven chavos de 15 años que consideran que jugar a golpes es “normal”, o bien, chavas que están pensando que arreglar las cosas usando la fuerza entre ellas es algo que pueden hacer porque también “lo hacen los chavos”.

La falta de mecanismos distintos para relacionarse con otros y otras se liga además con la falta de espacios de participación y formación. Diversos análisis de organizaciones internacionales y especialistas ya han señalado que la falta de acceso a oportunidades laborales o sociales se liga con el crecimiento de estadísticas que señalan la participación de cada vez más jóvenes en organizaciones criminales. Pero también habría que pensar que la falta de modelos de convivencia entre jóvenes, hombres y mujeres, puede estar propiciando la lógica de la violencia como la vía natural. Llenando así estadísticas de jóvenes que actúan en actos vandálicos, homicidios, acoso y/o violencia de género.

A falta de realizar un trabajo más profundo y preguntar otros elementos a más jóvenes, podemos decir que la violencia entre jóvenes es expresada y practicada como algo “normal” porque no hay otros parámetros que les permitan encontrar alternativas.

¿Qué es el OVSGJ?

El OVSGJ es un instrumento de vigilancia ciudadana para entender y atender la realidad de las y los jóvenes en el Distrito Federal. Basará su trabajo y metodología en el enfoque de género y la perspectiva de los derechos humanos como ejes transversales.

La Violencia

Entendemos a la violencia como el “ uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”[1].

Más información...

¿Qué hace el OVSGJ?

El OVSGJ recaba, sistematiza, analiza y difunde información e indicadores focalizados sobre violencia social,  juventud y género de cuatro áreas de la Zona Metropolitana del Valle de México: Cuauhtémoc e Iztapalapa, en el Distrito Federal; Ecatepec y Nezahualcóyotl, en el Estado de México.

 
 
 
 

Somos parte de:

Formamos parte de la

Apoyado Por:

Visitantes

Ver contenido por hits : 108028